1º de julio de 1960, la fundación de nuestra Escuela

Otros no estaban aún seguros de su vocación, aunque los gestos de los profesores pronto volcarían de manera decisiva esa indefinición. Los primeros días Vega Onesime apenas se preocupaba por asistir, llegaba a las clases justo al comenzar y se retiraba apenas concluían, sin tomar el café de rigor con los maestros del periodismo para oír sus infinitas anécdotas. Hasta que en una clase Frascara quiso destacar al autor de un trabajo por su singular calidad: «“Voy a nombrarlo y pedirle que se pare”, anunció ceremoniosamente. Al oír mi nombre, rubor y estupor paralizaron mis sentidos. Esa distinción significó un vuelco sustancial. Me transformé en un alumno más integrado y participativo, de mayor y mejor comunicación con alumnos y profesores». Allí comenzó a forjarse el periodista que llegaría veinticinco después a la dirección de El Gráfico, el sueño del pibe.

No fue el único que hizo carrera. En ese primer curso comenzó a forjarse la nueva generación de periodistas deportivos que tomaron la posta de los maestros para convertirse ellos mismos en uno. Cherquis Bialo reemplazó a Vega Onesime, su gran amigo, en la dirección de El Gráfico. Además fue conductor de La Oral Deportiva, Director de Contenidos de Radio Rivadavia, Gerente de Deportes de Telefé, Gerente de Torneos y Competencias, Gerente de Proyectos Especiales de VCC y hoy es Director de Medios y Comunicación de la AFA. Un curriculum resumido de Eduardo Alperín dirá que fue Prosecretario de Deportes del diario La Nación, Jefe de Prensa del Comité Olímpico Argentino entre 1992 y 2002 y es actualmente columnista de ESPNdeportes.com. César Volco fue director de la revista Goles. Ernesto Mizrahi fue un gran periodista de boxeo en Canal 13, Radio Rivadavia y Goles, y devolvió su amor por la Escuela dando clases hasta el día que nos dejó un vacío en el alma. Diego Bonadeo comenzó su carrera en El Gráfico, pasó por decenas de redacciones de gráfica, radio y televisión, y sólo por haber creado “Sport 80” merece ser parte de la historia grande de la radio argentina. Ernesto Muñiz dedicó su vida al diario La Nación, donde fue Jefe de Deportes, Prosecretario de Redacción y Director Periodístico de La Nación online. Eduardo “Coco” Llana escribió hermosos artículos en El Gráfico y La Nación. Néstor Ibarra fue destacado comentarista de José María Muñoz, pasó con naturalidad y talento a la conducción de programas de radio de interés general y obtuvo tres premios Martín Fierro y un diploma Kónex. Juan Pedro Puebla siguió el camino de la producción. Carlos Addeo, Oscar Breglia, Álvaro Carballo, Manuel Hermida y Jorge Rolandi también participaron de la aventura inicial.

El éxito del curso experimental convenció a don José López Pájaro de que el sueño ya había echado alas. El 10 de abril de 1961 comenzó formalmente la carrera de periodismo deportivo. Tres años de duración, más materias, un decidido perfil humanístico con la incorporación de asignaturas como Literatura y Filosofía. Algunos de los alumnos del primer curso se incorporaron a la nueva carrera. Sabían que allí estaban los maestros que, con amor, deseaban pasar la posta a una nueva generación de periodistas deportivos.

El sueño loco, el sueño temerario, había dejado lugar a una institución de enseñanza que se incorporó a la mejor tradición del periodismo argentino. Que formó a tres generaciones de periodistas, entre los que se encuentran algunos de los más prestigiosos del país. Y que hizo, hace y hará historia.

Por ello, quienes estudiaron a lo largo de estos más de cincuenta años hoy les dicen a aquellos maestros: gracias por soñarnos.